Con motivo del curso recientemente  impartido por el Dr. Jorge Alonso Pérez, ganador de la Beca UBK-Centro de Estudios 2015, publicamos hoy la entrevista que le realizó UBK con mtivo de la concesión de este galardón:

A sus 29 odontólogo en 3 clínicas, estudia para finalizar su Doctorado en Ciencias años trabaja como Odontológicas y es profesor asociado en la Universidad de Valencia. Con su proyecto de formación sobre la adhesión de los nuevos materiales cerámicos para carillas y tratamientos en superficie, acaba de ganar la Beca UBK-Centro de Estudios Odonto-estomatológicos de Valencia concedida al mejor Proyecto de curso de Formación. Disfruta con su profesión y mira al futuro con ganas de aprender y enseñar.

Te dedicas parcialmente a la docencia y has recibido este premio por un proyecto de formación que has diseñado, ¿qué papel crees que tiene la formación en la carrera de un profesional sanitario?

Creo que juega un papel fundamental. Cuando acabamos la carrera y los estudios tenemos déficits o insuficiencias de conocimientos y de experiencia en algunos de los campos importantes, por eso el seguir formándote de una manera continua te ayuda a ser mejor profesional día a día.

Mención aparte merecen las actualizaciones; en ese sentido la formación es más que fundamental. Las nuevas técnicas y materiales se desarrollan a la velocidad de la luz y, en ese sentido, los cursos, conferencias o congresos son imprescindibles para que puedas aprender cómo aplicar los avances científicos en tu práctica profesional diaria.

Das clases en la asignatura de Prácticum a los alumnos de 5º curso de Odontología, ¿qué ambiente se respira entre las nuevas generaciones de los futuros profesionales?

Las nuevas generaciones cada vez lo tienen –y tenemos- más difícil ya que por desgracia no hay tanta demanda laboral de odontólogos como profesionales formados se licencian cada año. Puede que, como a mí me pasó, después de 5 años de estudios tengas que salir fuera de tu país para tener tus primeras experiencias profesionales porque aquí sería poco menos que imposible. La especialización y la excelencia son claves para poder posicionarte: esfuerzo y preparación máxima.

Te dedicas a cosas variadas, ¿qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

El trato con las personas, sin duda. Con los pacientes porque me importa su salud y me gusta relacionarme con ellos como personas, interesarme por sus vidas. Y lo mismo me pasa con los alumnos: me recompensa sentir que puedo ayudarlos y apoyarlos en sus caminos y aprendizajes. Por eso en el futuro, además de ejercer, quiero seguir vinculado a la Universidad. Disfruto pudiendo enseñar lo que a mí me han enseñado.

¿Qué papel crees que puede tener UBK en una trayectoria como la tuya?

Creo que sí que es importante sentirte cubierto y protegido frente a los posibles problemas que puedan aparecer, más aún cuando tienes a tu cargo una familia o responsabilidades importantes. También creo que es importante por la responsabilidad civil que está en nuestras manos, al fin y al cabo no dejamos de trabajar con personas y, aunque es improbable y uno trabaja fervientemente para no se dé la situación, tenemos que poder responder frente a ellas pase lo que pase.

La formación y el aprendizaje constante son fundamentales para Jorge. El reconocimiento con este premio le ha proporcionado un doble impulso.

“La dotación económica me permite invertir en mi tesis doctoral, pues necesito adquirir materiales y instrumentos con los que investigar, y por otro lado, se me concede la oportunidad de poner en marcha mi proyecto de formación frente a profesionales jóvenes y altamente cualificados”.

Antes de acabar la entrevista nos pide añadir un último comentario. “Quiero agradecer a UBK su colaboración en este tipo de ayudas, lo valoro muchísimo y estoy muy agradecido por esta oportunidad. Tengo la intención de dar a conocer entre los jóvenes con quienes tengo contacto la existencia de esta beca para que, si pueden, también saquen provecho de ella”.